Vistas generales de la instalación. Galería Lorenzo Homar, San Juan, Puerto Rico, 2015.
 
Vistas generales de la instalación, Área: lugar de proyectos, Caguas, Puerto Rico, 2016. Fotos por Abdiel Segarra.  

Vistas generales de la exhibición, Galería Lorenzo Homar, San Juan, Puerto Rico, 2015. 

A veces estoy en Zara queriendo escuchar Eddie Santiago
Pieza colaborativa con el artista Edwin J. Muñiz
Instalación sonora reactiva
Medidas variables
2015

A veces estoy en Zara queriendo escuchar Eddie Santiago es un prototipo de una pieza concebida y diseñada para eventualmente, conformarse como un proyecto de arte público. Este prototipo, en forma de instalación sonora reactiva, está formado por un módulo realizado en madera, que en función de una plataforma sonora, irá circulando y activándose en diferentes partes de la ciudad de San Juan.
Este proyecto consta de una plataforma de madera modular, un sistema de sensores de contacto, altavoces de pequeño formato y un interface o sistema de reproducción que activa diferentes sonidos mediante estos sensores de contacto.
El trabajo, parte de un análisis sonoro de la ciudad de San Juan y de las relaciones específicas que se establecen entre el sonido y los diferentes espacios urbanos. El espacio urbano, definido por condiciones específicas concretas: quiénes habitan ese espacio, cómo fue concebido el diseño urbanístico de la zona, cuáles son las condiciones socioeconómicas de los habitantes del área, entre otras condiciones, definen la proyección sonora de ese espacio. Tomando un ejemplo específico, los sonidos por los que se caracterizan las zonas de ocio y comercio de Condado, son totalmente diferentes a los sonidos que se emiten en Capetillo, Río Piedras. De igual forma, estas relaciones entre espacio, sonido y viandante, se producen de manera inversa: los sonidos que Capetillo proyecta son completament ajenos a los sonidos producidos en espacios como “Mall of San Juan”.

El proyecto, de esta forma, se constituiría como un puente entre los diferentes espacios/sonidos y el contexto socioeconómico/geográfico del lugar, relacionando y desplazando sonidos de diferentes espacios de la ciudad de San Juan, que bajo ninguna otra forma estarían en contacto. Plaza Mercado se proyectaría en la Ashford, el Disney Store de Plaza Las Américas sonaría en la Plaza de Recreación de Río Piedras y así una sucesión de intercomunicacione sonoras en diferentes espacios de la ciudad de San Juan.
Respecto a la presentación en sala para la exhibición, la pieza se presenta como un módulo reactivo que reproduce una sesión aleatoria de los diferentes sonidos recogidos por diferentes zonas de San Juan. Estos sonidos, almacenados en un sistema de reproducción, se activan mediante la estimulación táctil de los sensores ubicados en la plataforma de madera. El proyecto, por tanto, se establece como un Tangram o juego modular que modifica su tamaño y forma dependiendo del espacio de exhibición. Al tratarse de un piso modular, la pieza puede componerse contenida en un solo espacio u ocupar diferentes partes de la sala. De la misma forma sucederá una vez el proyecto forme parte del espacio público: cada proyección en cada espacio diferente se conformará como un site specific único condicionad por el contexto definido en cada zona Al hablar de un site specific, tanto la forma y el tamaño del proyecto, como los sonidos recolectados y reproducidos, pueden crecer o disminuir dependiendo de las necesidades concretas del lugar a proyectarse.